Elon Musk dice que los Tesla y sus programas de conducción autónoma se apreciarán a futuro

Éste contenido pertenece a merca20.com

Para ver más de su contenido visita merca20.com

  • En Estados Unidos, los Tesla son los automóviles eléctricos mejor vendidos en el país

  • A pesar de sus cada vez mayores ganancias, la compañía también ha incrementado substancialmente sus pérdidas

  • Para 2025 el mercado de la conducción autónoma nivel cinco sería de seis mil mdd a escala global

La gran mayoría de los bienes y productos que existen en el mundo tienden a depreciarse. Es decir, con el paso del tiempo su valor se va reduciendo. Hay elementos que trascienden este principio. Acciones, bienes raíces y recursos como el oro y el petróleo tienden a incrementar su precio conforme pasan los años. Por eso, suelen verse como instrumentos de inversión. Con la conducción autónoma, los automóviles también podrían formar parte de este exclusivo grupo.

Al menos así lo parece creer Elon Musk. El CEO de Tesla afirmó en una serie de tweets que el sistema de conducción autónoma de sus automóviles será cada vez más caro. Reafirmó que a partir del primero de mayo, espera que el software cueste algunos miles de dólares más de lo que vale actualmente. La opción Full Self-Driving cuesta entre tres y cinco mil dólares por unidad y permite a los vehículos operar sin supervisión humana en ciertas condiciones.

Ya la semana pasada Musk había afirmado que sus Tesla se volverían más valiosos con el tiempo. Entonces, apuntó que toda su línea de carros se construía con el objetivo de que, cuando el problema de software esté resuelto, todos los vehículos puedan acceder a la conducción autónoma. El experto incluso ha sido citado diciendo que sus automóviles son una inversión para el futuro. Incluso, comparó comprar un auto regular a adquirir un caballo.

Conducción autónoma, ¿una inversión a futuro?

Tesla es solamente una de las muchas compañías que intentan descifrar el secreto de la conducción autónoma. Hyundai ha firmado varios tratos con otras tecnológicas para potenciar sus proyectos de investigación. Toyota, por su parte, ha elegido centrarse en retos creativos para solucionar algunos de los problemas más complejos del mercado. Pero todos los agentes de la industria buscan una parte del pastel de 10 mil 573 millones de dólares (mdd) para 2025.

El razonamiento de Elon Musk no parece del todo errado. Sus Tesla en efecto tienen la capacidad para actualizar sus sistemas de conducción autónoma en el futuro. Y la gran mayoría de los problemas de estos programas pueden resolverse, teóricamente, con avances programáticos. Así pues, si un automóvil regular se convierte, de la noche a la mañana, en un vehículo capaz de moverse por sí solo, es lógico que su valor (y precio) también se dispare.

Lo interesante del problema es que tal vez la conducción autónoma nivel cinco (es decir, capaz de manejar sin ningún tipo de supervisión humana) jamás llegue al mercado comercial. Y es que en los últimos años, el interés del público en estas capacidades se ha convertido en miedo. La AAA apunta que hasta tres cuartas partes de la población no se subiría a uno de estos vehículos. Si no hay una demanda, es difícil asegurar el interés de los inversionistas.

Por otro lado, Elon Musk y Tesla están en una posición privilegiada. El emprendedor sudafricano posee una vasta fortuna personal y el respaldo financiero de otras compañías. Tesla, por su parte, tiene aceptable éxito como compañía de autos eléctricos. Juntos, pueden seguir financiando la investigación en conducción autónoma aún con bajo interés del público. Y a futuro, de verdad entregar la promesa de inversión que le han hecho a su público.

Ver el Artículo Original

Éste contenido pertenece a merca20.com

Para ver más de su contenido visita merca20.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.